lunes, 13 de octubre de 2008

No le tengamos miedo a la pobreza... siempre hemos sido vecinos

El próximo 17 de octube se celebra el dia mundial de erradicación de la pobreza, habrá muchísimos artículos, noticias, acuerdos y planes para combatirla.


Quisiera compartirles queridos "fanes" esta entrada un tanto diferente a lo que se escribirá en ese día.
La pobreza se define como una situación o forma de vida que carece de los recursos (económicos o materiales) para satisfacer las necesidades básicas humanas físicas (Casa, Comida y Vestido) y psicológicas (Felicidad, satisfacción y seguridad).
Lo contrario a la pobreza es la riqueza y se define como el número de días que una persona puede sobrevivir sin trabajar manteniendo (o mejorando si es posible) su nivel de vida actual.


Los jovencitos y adultos de clase media piensan que la pobreza queda en algún pueblito lejano fuera de las grandes ciudades, en donde no hay carreteras de asfalto y servicios básicos. O que solamente se puede apreciar en las grandes ciudades através de de los indigentes que mendigan por monedas en un semáforo y en las plazas públicas. Pero no... la realidad des que la pobreza está junto a más del 80% de los 105 millones de mexicanos que somos, al igual que nuestra propia sombra.

Me explico de la siguiente manera:


Si la pobreza fuera un ogro malvado y feo vivendo en una casa abandonada con un gran jardín, entonces los pobres de los pueblitos y los indigentes de las ciudades viven dentro ella. Soportan los cambios de humor del ogro malvado... a veces la pasarán bien por que cayó alguna migaja de su mesa y tendrán con qué sobrevivir un día más, otros días de pronto los pizará y hará sufrir sintiendo hambre y necesidad.

Las clases medias siempre hemos vivido exactamente en el patio de esta casa imaginaria. Algunos muy cerca de la puerta, otros a unos cuantos pasos más alejados pero siempre con el peligro de entrar y no poder salir.

La clase media somos todas aquellas personas con un trabajo que puntualmente entrega un sueldo a la semana o quincena y esto es en realidad lo único que evita que el ogro malvado nos jale del patio hacia dentro de su casa. Cuando se acaba ese sueldo se quedan en el ubral de la puerta. A muchos en la clase media les gusta jugar con el peligro o son ignorantes de él. Van y vienen cerca de la puerta. Se alejan cuando tienen dinero para comprar lo que les hace falta y se acercan cuando se les acaba. Los más graves son "los que se sienten muy listos manejando el crédito" por que ya se han acostumbrado tanto a jugar en la puerta que entran unos pasitos a la casa y regresan a la puerta. Les parece normal hacerse con deudas y les encanta destapar un hoyo para tapar el otro, a este tipo de vida se le llama "vivir al día".


Entonces, como dice el título de esta entrada: No tengamos miedo a la pobreza... las clases medias siempre hemos sido sus vecinos acampados en el patio de su casa.

Lo interesante es evitar que el ogro malvado nos haga entrar para no volver a salir.

Y ¿cómo se logra esto?... preguntarán ustedes mis estimados "fanes".

Puedo decirles que es posible, utilizando las dos reglas de oro dentro del capitalismo, ambas escritas dentro de la novela Planeta Dinero.

1) No te endeudes.
2) Genera entradas de dinero.

Al decir que no te endeudes, no significa convertirse en un avaro maniroto.
Significa utilizar inteligentemente el sueldo o recursos que recibes para cubrir las necesidades básicas, alguno que otro privilegio y con el sobrante se pueda generar un ahorro.
Por ejemplo: Una persona para sobrevivir gasta en un día $200 pesos y ahorra $2000 significa entonces que se encuentra a 10 pasos de la puerta del malvado ogro llamado pobreza (2000/200=10).
.
.
Generar entradas significa hacerse llegar más dinero del que normalmente recibe en su trabajo. Para esto existen dos caminos: Duplicar empleos o aprender a comerciar (Las reglas del comercio también las pueden encontrar dentro de la novela Planeta Dinero).

Al generar un ahorro y tener entradas extras de dinero, cada vez más nos alejaremos de la puerta del ogro malvado y algún día lograremos salir de su patio habiendo alcanzado cierto nivel de riqueza.
Definido al principio de esta entrada como "el número de días que una persona puede sobrevivir sin trabajar manteniendo (o mejorando si es posible) su nivel de vida actual "
Alejarse del umbral de la puerta es muy difícil, pero no imposible.
La "clase alta" de la actualidad sigue al pie de la letra estas dos reglas muy sencillas.

Espero haberles ayudado a entender un poco más el concepto de pobreza de una manera diferente a lo que los medios nos han acostumbrado, con todo y un par de consejos para tratar de evitarla.

[¡¡ Saludos !!]

Imágenes prestadas:

1 comentario:

Luis dijo...

"Hola. Me encontré esta página y la verdad está buenísima. Tiene mucha información que te va a interesar y la actualizan seguido:
yavienen.blogspot.com"